Archivo del sitio

REFLEXIONANDO SOBRE LA PRESENTACIÓN DEL SAMSUNG S4

El nuevo S4: hardware

Todavía tenemos reciente la esperpéntica y teatral presentación del nuevo Samsung Galaxy S4 en el Radio City Music Hall de Nueva York. Una presentación digamos… “diferente” a lo que estamos acostumbrados. Hay que reconocer el esfuerzo de Samsung por innovar y ofrecernos algo nuevo a la hora de presentar un producto, pero vistas las opiniones por muchos foros y blogs, no estoy seguro de que diesen en el clavo con ese espectáculo teatral “humorístico” en el que, por lo menos yo, muchas veces pasé vergüenza ajena.

En fin, dejando de lado sus formas, la presentación dejó fríos a muchos de los que la siguieron por las “pocas” Novedades_01novedades presentadas en el nuevo buque insignia de Samsung, su flamante S4. Es cierto que novedades hubo, pero podríamos decir que pocas habrían hecho a una persona normal levantarse de su asiento y aplaudir. Y especifico lo de “normal” porque en estas presentaciones la gente aplaude enfervorecida a la mínima novedad que se presenta.

Si tomamos como base el S3, el Galaxy S4 tiene una pantalla mayor dentro de un teléfono de dimensiones similares (5″ frente a las 4,8 de su predecesor), aparte de tener una mayor resolución (1080×1920 frente a 720×1280). También tiene mejor cámara (13 Mpx. frente a 8), más memoria RAM (2Gb., doblando el giga del S3). Vamos, sin seguir detallando todas sus características, a nivel de hardware supera en todo a su predecesor. Aunque es cierto que en la presentación no hicieron excesivo hincapié en estas características técnicas (que al fin y al cabo eran las esperadas por cualquiera que siga las novedades en telefonía), sino más bien en sus novedades a nivel de software.

El software

Como decía, fue en las novedades del software del S4 en lo que más profundizaron en su presentación. Novedades, ojo NO relativas a Android, sino a la capa “TouchWiz” que Samsung coloca sobre Android y gracias a la cual añade nuevas opciones que el sistema operativo de Google no trae de serie. Dato curioso que en toda la presentación no se nombrase ni una sola vez Android ni Google. No sería raro, visto lo visto, que de aquí a un tiempo Samsung se atreviese a dar los pasos en solitario en el mundo de la telefonía móvil. Difícil, pero no imposible para un gigante como Samsung.

Nuevas características las presentadas que, sinceramente, a mí (opinión totalmente personal) me parecieron bastante flojas en su mayoría. De hecho creo que muchas están más pensadas para “vender el teléfono” que para ser usadas. Un claro ejemplo de que las compañías empiezan a ver el potencial que tiene un buen marketing, y que tantas y tantas veces ha usado Apple en sus presentaciones. No hay más que ver lo espectacular que pareció Siri en su presentación, y lo poco (por no decir nada) que lo usa la gente. En este caso apostaría mi móvil a que de las supuestas novedades presentadas con el S4, pocas sobreviven al paso del tiempo.

Novedades_02Haciendo un repaso muy por encima, podríamos hablar de su “Dual cámera”, que permite sacar una foto con la cámara trasera y usar a su vez la delantera para insertarnos a nosotros mismos en un marco dentro de la foto principal. Super útil (ejem). También tiene la posibilidad de grabar un pequeño audio que podemos asociar a la foto que estamos sacando, para así “tener un recuerdo sonoro del momento”. Esta característica la vi por primera vez en una cámara de fotos Fuji que tuve hará unos 10-11 años. No la usé nunca. De hecho no sé ni si mis actuales cámaras lo tienen. Personalmente, o saco una foto, o hago un vídeo. Pero foto con audio… como que no.

Control visual y gestual gracias a “Smart Pause” y “Smart Scroll”. El primero permite pausar un vídeo que estés visualizando en la pantalla del móvil si dejas de mirar ésta. “Para no perderte nada”, dijeron. No niego que pueda tener alguna utilidad, pero… sinceramente, no se me ocurren muchas ocasiones en las que haya pensado “qué pena que el móvil no pare la reproducción cuando dejo de mirarlo, eso sería la leche”. La segunda característica permite hacer scroll simplemente inclinando el dispositivo hacia delante o hacia atrás. Me gustaría saber cómo funcionaría esto probándolo en una de mis abstractas formas de leer el móvil en la cama en posturas imposibles. O yendo en un transporte público lleno de gente en el que hay un frenazo y acelerón cada 2 minutos. Se nota que no me hace especial ilusión ninguna de las dos novedades, verdad?

Novedades_03Otra novedad curiosa: el “Group Play”. Gracias a esta característica se pueden compartir contenidos (habrá que ver de qué manera, porque no explicaron mucho) usando la tecnología NFC en grupos de varios móviles. En el ejemplo que mostraron varias personas hacían sonar a la vez la misma canción en sus móviles. No pude evitar pensar en esos adolescentes que van en el autobús, metro, etc. con su reggaeton a tope en su móvil. Perfecto, ahora tendrán la posibilidad de atronarnos en grupo.

Más: “Air View”, y “Air Gesture”. Gracias a esta tecnología podemos realizar acciones sin tocar la pantalla, simplemente acercando nuestra mano a ella. Por ejemplo, pasar fotos sin tocar con el dedo, simplemente haciendo con la mano un gesto “de pasar página” delante de la pantalla. Creo que entendería la utilidad si al tocar la pantalla diese calambre y de esta manera pudiésemos evitar ese mal rato, pero hoy por hoy, no le encuentro la gracia. Sí se lo encuentro a otros sistemas similares como el Kinect de la Xbox, ya que estamos lejos de la pantalla y nos evita coger un mando para realizar esas acciones, pero… en un móvil, que tenemos en la mano… ¿tanto cuesta tocar la pantalla?. Eso sí, el que acostumbre a ver fotos o leer libros en su móvil mientras come con las manos lo agradecerá, que evitará muchas manchas. Otra aplicación que sí veo más útil es la de usar nuestro dedo como puntero, moviéndolo a cierta distancia de la pantalla. Es decir, de ésta manera podríamos situarnos encima de areas como menús desplegables, etc. y no pulsarlos hasta que no tocamos la pantalla. Con un buen desarollo de la utilidad y el software que lo use, podría ser interesante. Por cierto, comentaron que la pantalla del S4 es sensible incluso utilizando guantes “normales”. Entiendo que los guantes de moto no entrarán en esa categoría.

Novedades_04Otra aplicación a la que dieron bastante importancia fue “S Translator”, que nos permite llevar un traductor encima que realice traducciones no sólo de texto escrito, sino también hablado, pudiendo decirle algo al móvil y que éste lo reproduzca en otro idioma. Tampoco es que sea una novedad dado que hay aplicaciones similares en Google Play o en iTunes, pero el principal avance parece estar en que se puede usar offline, algo muy interesante dado que cuando estamos de viaje en el extranjero las “asequibles” tarifas de datos en roaming nos suelen convertir en esclavos de las redes wifi.

Y por último, y saltándome algunas menos importantes, comentar otras aplicaciones como “WatchOn”, que permita usar el sensor infrarrojo del teléfono convirtiendo a éste en un mando a distancia (el complemento perfecto para los que quieran volver loco al camarero cambiando los canales de TV en cualquier bar), “S Health” que convierte nuestro móvil en un podómetro para registrar nuestros paseos o carreras (puede resultar útil a los que usan el móvil para registrar su actividad física), y “Samsung Knox”, algo que sí me ha gustado dado que consiste en poder llevar un sólo teléfono en el cual tener separada la actividad personal de la profesional utilizando perfiles, los cuales permiten activar o desactivar aplicaciones, ocultar fotografías y documentos de un perfil al otro, etc. Un claro guiño a usuarios que llevan encima dos teléfonos “por no juntar todo en uno”.

Por cierto, habrá que esperar hasta ver qué pasa realmente, pero Samsung ha comentado que algunas de estas novedades estarán disponibles vía actualización en sus Galaxy S3.

¿Estamos estancados?

Después de hacer un repaso a las diferentes novedades, es la primera pregunta que nos viene a la cabeza. El iPhone 5 defraudó hasta a los más aférrimos defensores de la empresa de la manzana por la falta de novedades importantes. El S4 tampoco es que haya levantado pasiones tras su presentación. Evidentemente cada vez tenemos mejores pantallas, procesadores más rápidos, más memoria RAM, aplicaciones que nos hacen un poco más sencillo el uso de nuestro teléfono, pero da la sensación de que después de unos años locos de novedad tras novedad la telefonía móvil ha llegado tan alto que ahora cuesta mucho subir más.

De hecho últimamente me da la sensación de que los fabricantes tiran más de marketing que de novedades reales. Presentaciones pomposas, filtraciones interesadas para que se vaya creando expectación antes de la presentación oficial, pero a la hora de la verdad, tenemos pantallas con una resolución superior a lo que el ojo humano es capaz de distinguir (sinceramente, llevar en un móvil de 5 pulgadas resolución FullHD me parece extremadamente exagerado), un software lleno de aplicaciones con las que dejar asombrado a los amigos pero que en el día a día usas más bien poco… y lo principal: una BATERÍA DE MIERDA.

Nos han acostumbrado muy mal estos años con tantas novedades en presentaciones, ya sea de Android, iPhone, Windows Mobile, etc. que ahora parece que pedimos más y más en cada una de ellas. Y a lo mejor no hace falta tanta innovación, sino asentar bien los sistemas actuales que ya son de por si bastante potentes.

¿Y las baterías?

Señores fabricantes, ya sabemos que el mercado de las baterías y los cargadores da dinero, pero dejen de meter tonterías en sus móviles y mejoren de una vez la duración de sus baterías. Las tiendas de aplicaciones de Android, iOS, WindowsNovedades_05 Phone e incluso BlackBerry están REPLETAS de apps que nos permiten realizar casi de todo. Realmente no hace falta que nos intenten vender su teléfono mostrándonos su software que en muchos casos copia aplicaciones existentes, pero por desgracia seguimos necesitando un enchufe cerca, o nuestro móvil se muere en cuanto usamos las maravillosas aplicaciones que trae instaladas.

Ojo, que toda esta reflexión no se centra en el S4. Teléfonos como el nuevo Sony Xperia Z, modelo que puede aguantar un chapuzón inesperado, o el HTC One (One a secas, que hay One X, One V, etc) han sido gratas sorpresas del último Mobile World Congress. Teléfonos muy bien fabricados, con un aspecto espectacular, con pantallas dignas de la mejor TV del mercado, con buenas cámaras en general, un corazón que mueve lo que le pidas gracias a ingentes cantidades de memoria y microprocesadores dignos de ordenadores de sobremesa, pero todos, TODOS pecan en lo mismo: la duración de su batería.

Me gustaría saber cuánta gente estaría dispuesta a tener un teléfono con una pantalla más sencilla (pienso por ejemplo en 4″ con resolución máxima HD, nada de FullHD), y unas dimensiones algo superiores en grosor que permitan albergar en su interior una batería de mayor capacidad. Estoy seguro de que MUCHOS preferirían un teléfono así. Y yo el primero.

EL TAMAÑO… IMPORTA?

Las “miniaturas”

Tamaño_8210

Nokia 8210

Aún recuerdo uno de mis primeros móviles de “gama alta”. Un Nokia 8210 que por aquel entonces me parecía precioso (qué coño, incluso ahora me lo sigue pareciendo). En su época (hablamos del año 2001) era un señor teléfono ansiado por los pocos geeks que empezaban a enredar en el mundillo de la telefonía móvil: pequeñísimo, muy fino, con una buena batería que te aguantaba una semana (bueno, dependiendo de lo mucho que se jugase al Snake), con unas teclas muy bien definidas y cómodas pese a su reducido tamaño, vibración (no todos tenían), infrarrojos, y, al loro, una pantalla monocromo de tono verdoso con nada más y nada menos que ¡¡cinco líneas de texto!!. Y todo eso en un móvil que no llegaba a los 80 gramos. Ah, y carcasa frontal intercambiable, para que no te aburrieses de tener siempre el mismo color. Sorprendente. Me tenía enamorado.

Tamaño_8310

Nokia 8310

Al poco tiempo apareció su sucesor: el 8310. Un 8210 vitaminado, y pasado por un taller de tunning. Con un tamaño similar, incluso ligeramente inferior, disponía tanto de carcasa delantera como posterior intercambiables, teclado retroiluminado que parpadeaba en las llamadas, y multitud de colores para combinar, a cada cual más hortera. Además incluía WAP gracias a su conexión GPRS, aunque dados los precios de conexión de datos de aquella época, pocos eran los que lo usaban. Aparte de todo eso, la pantalla seguía siendo monocromo, de 5 líneas, pero esta vez era de un color blanco azulado, que le daba un aspecto mucho más moderno. De hecho antes de salir, recuerdo que en los foros más especializados en móviles había locos que cambiaban los leds de la placa del 8210 para ponérselos azules. Nokia parece que entendió qué pedía la gente, así que el 8310 vino con esos colores de fábrica. También caí y el móvil pasó por mis manos, aunque reconozco que con menos emoción que el 8210.

Total… que estoy hablando del año 2001, 2002… pero ya estamos en el 2013. Doce años “de nada” separan aquellos Nokia, reyes indiscutibles del mercado, de los teléfonos actuales. Mucho ha cambiado el panorama, sobre todo para Nokia, que ha visto cómo caían en picado sus ventas por falta de innovación hasta niveles alarmantes, aunque parece que ahora gracias a Windows Mobile puede volver a resurgir con fuerza.

La actualidad

Y hablando del 2013, tenemos actualmente en Barcelona una de las ferias de telefonía móvil más importante del mundo, el “Mobile World Congress 2013”. Tamaño_MWCComo cada año hay bastante expectación por ver qué se presenta, qué se desecha, qué nos traerán los próximos meses, y cual es la idea de comunicaciones personales móviles que tienen los fabricantes actuales. Este año además hay bastante interés en ver si los nuevos sistemas operativos para móviles como Ubuntu, Firefox OS, Windows Mobile o incluso Blackberry 10 son capaces de golpear un mercado que parece estar monopolizado por iOS y Android. Y cómo no, también por pegarse luchando por sacar el móvil más rápido, con mejor pantalla, más memoria, más… todo.

Tamaño_N4_8210

Nexus4 vs. Nokia 8210

De hecho habrá tantas novedades que todo eso lo dejo para los blogs especializados. Yo voy a volver al tema que más parece estar dando que hablar, y es el tema del tamaño. Volviendo a mi querido 8210, si lo comparo con mi teléfono actual, el Nexus4, parecen David y Goliat. De hecho TODO el Nokia entra dentro de la propia pantalla del Nexus. Pero con sólo ver la foto se puede apreciar el camino que han ido recorriendo los móviles en los últimos años. Un camino que nos lleva a pantallas ENORMES, que por supuesto son perfectas para ver fotos, leer webs, redes sociales, etc. No me imagino yo consultando Facebook en el 8210, la verdad.

Bien, el caso es que a mí el Nexus4 ya me parece excesivamente grande. Mi anterior móvil, un Samsung S2 estaba rozando el límite del tamaño aceptable, y en mi opinión, el Nexus lo rebasa. Es cierto que cada vez son más finos (menos mal) pero el tamaño sigue creciendo y por muy finos que consigan hacerlos cada vez los notas más en el bolsillo. Y estamos hablando del Nexus4, que podríamos hablar del tanque de los móviles, el Samsung Note2. Un teléfono que ya genera risas en el entorno de los que lo usan. Cuando lo sacan del bolsillo (de la cazadora tiene que ser, porque en algunos pantalones ya casi ni entra) ves cómo los que están cerca lo miran preguntándose si eso que suena es realmente un móvil, y cuando su dueño se lo lleva a la oreja, entonces ya las sonrisas se convierten en caras de asombro poco disimulado. Y el caso es que la mayoría de los que conozco que tienen uno están encantados, y dicen que te acostumbras rápido al tamaño. Y tendré que creérmelo (tampoco me costó adaptarme al S2 y me parecía enorme) pero no puedo evitar pensar que con el Note 2 se ha superado el límite de un tamaño razonable para un dispositivo “móvil”.

El ¿futuro?

Tamaño_Note8

Foto: Android Central

Pues bien, si no era suficiente con el Note2, Samsung se ha tirado aún más a la piscina, y en este WMC2013 ha dado el siguiente paso presentando el Samsung Note8. Sí, 8, que no es sólo el nombre del teléfono, sino también las pulgadas que tiene su pantalla. Y recordemos que el Note2 tiene “sólo” una pantalla de 5,5″. Vamos, que en definitiva lo que han presentado es una tablet, pero con teléfono. Cualquier que haya tenido en la mano una tablet de 7-8 pulgadas se hace perfectamente a la idea del tamaño. Y como dispositivo no estará mal, sin duda. El Note2 ya es todo un maquinón, así que no tengo ninguna duda de que el 8 será bestial. Yo tengo una Nexus7 y la uso mucho más de lo que esperaba, pero… una cosa es usar una tablet como tablet, y otra muy diferente colocártela en la oreja. Y es que ahí es donde puede venir el cachondeo. No hace falta más que ver la foto que acompaña a éste párrafo y pensar qué ocurriría si estás en un bar y la persona de al lado se pone a hablar con su Note8. ¿Aguantaríais la risa? A mí me costaría. Ya me cuesta hacerlo cuando veo a alguien sacar fotos con un iPad, así que en este caso me veo dándome la vuelta para intentar disimular lo mejor posible la carcajada.

En fin… igual es que todavía me falta costumbre o yoquesé, pero no me hago a la idea de ir por la calle con una plancha en la oreja. – “¡Eh, pero que lo han hecho extrafino!” – Me da igual. Un folio también es finísimo y no me veo con uno en la oreja. Además, entiendo que cada día se usan más las tablet, y de hecho se está viendo que el tamaño entre 7 y 8 pulgadas tiene mucha aceptación (las 10″ se están quedando relegadas al uso doméstico) pero una cosa es una cosa, y otra cosa es otra. También sería muy útil llevar encima un portátil con función de teléfono, y por muy pequeño que sea un MacBook Air no me veo poniéndomelo en la oreja, así de claro. Sé que mucha gente se tirará al Note8 por poder llevar encima un sólo dispositivo con todo lo que eso conlleva (yo acabo harto de cargar móvil por un lado, tablet por otro, y tener sincronizadas ciertas cosas como apps, fotos y demás). Pero si yo me comprase uno, sin duda alguna iría acompañado de un buen manos libres, ya sea de cable o bluetooth para poder hablar manteniendo el “Phablet” (acrónimo de phone y tablet) en en bolsillo. O en el bolso, mejor dicho.